Coordenadas de la ética

Estándar

En una anterior entrada, comentamos algunas actitudes variadas que suelen darse a veces en relación a la ética. Ahora señalo telegráficamente las principales coordenadas útiles para comprender la ética. De ellas intentaré ocuparme en columnas siguientes.

Primero. La ética es una disciplina que se ocupa de estudiar el comportamiento de las personas. No es la única que se ocupa de ello. También lo estudian el derecho, la economía, la psicología, la sociología, la teología, la física, la medicina, la estética, y muchas más. Con frecuencia se confunden. Por ejemplo, se dice a veces, si es legal es ético y viceversa; o es ético lo que está aceptado socialmente… Por tanto, hay que señalar lo común pero cuidando de distinguir.

Segundo. La ética tiene una perspectiva propia. Así como la finalidad de la medicina es contribuir a la salud corpórea de las personas, la finalidad de la ética es la salud felicitaria de las personas. Si la ética no sirve para ser más feliz, es una pérdida de tiempo. Ese entiendo yo es su propósito, y por ello resulta muy importante ocuparse de la ética.

Tercero. Para estar sano hay que comportarse de unas maneras y evitar otras. Para ser feliz también hay que comportarse de unas maneras y evitar otras. Quien piense que da igual hacer ejercicio que llevar vida sedentaria se equivoca. También se equivoca quien piense que da igual actuar éticamente bien o mal. Claro está, que tendremos que ver qué es eso de actuar eticamente bien o mal, y cómo puede impactar en la propia felicidad.

Cuarto. Los aprendizajes. Así como hay que aprender a comer y a montar en bicicleta, hay un aprendizaje mucho más importante y desatendido: aprender a decidir bien. Pues bien ese es el punto central de la ética tal como yo la entiendo. Para ser feliz hay que ir aprendiendo. ¿Dónde se enseña esto? ¿Cómo se aprende?

Quinto. Para aprender a decidir bien, un buen comienzo es tomar conciencia de que no decido bien o, al menos, no decido tan bien como decidiría una vez que hubiera aprendido a decidir mejor. Quien se crea ético tal vez tenga que ser más autocrítico. No soy un decisor perfecto. Pero sí puedo mejorar como decisor.

Sexto. ¿Qué incluye aprender a dedidir mejor? Dos subaprendizajes: aprender a pensar y aprender a amar. Pero uno y otro siguen lógicas diferentes. Tendremos que verlo.

Séptimo. Hay visiones diferentes de la ética. Ayuda compararlas según el acento mayor o menor que ponen en cada uno de los siguientes tres elementos: la libertad, las normas y el bien. La visión que más me convence considera necesarios los tres, de modo que tendremos qué decir por qué, qué son esas cosas, y cómo se relacionan. Sin perder de vista lo importante: ¿me ayudará todo esto a ser más feliz?

[Columna publicada en Revista mercadonegro ADnews, 24 de abril 2019]

 

Continuará.

Deja un comentario