Pillada in fraganti robando unas medias

Imagen

slide9

Ana fue atrapada in fraganti cuando robaba unas medias en el departamento donde trabajaba como vendedora. Ana era una de las mejores vendedoras de la tienda. Compungida y llorando reconocía algo innegable.

El dueño de los grandes almacenes quiso conversar con ella:

– “Ana. No entiendo. Eres una de las vendedoras que más gana en la tienda, ¿por qué has hecho esto?

– Respondió ella, llorando: “mi madre está muy enferma. Lo que gano no me resulta suficiente y estoy desesperada”.

– “Bien, mira, no te puedo aumentar el sueldo porque ya ganas el máximo posible en tu posición. Pero, está vacante una posición de supervisora. A partir de ahora, eres la nueva supervisora y, así, tendrás un incremento en tu remuneración”.

Cuando falleció el dueño, asistieron a su funeral, según cuenta su hijo, los 100 empleados que tuvo. Le echaban de menos.

¿Qué les parece esta decisión?

Deja un comentario