Una “mentirijilla” de head hunter

Estándar

Un head hunter aconsejaba a su cliente sobre cómo encontrar empleo:

@ Cortesia de Alejandro Torres

“El 80% de los contratos –decía– se consiguen a través de la propia red de contactos”, de modo que sugería a Luis, su cliente, la siguiente estrategia para lograr conversar con posibles contratantes. Primero, identificar al potencial contratador de la red de contactos de Luis. Segundo, pedirles una cita con el propósito de solicitar ayuda para prepararse pues…, pues ha recibido una oferta de una empresa  competidora del mismo sector de la persona a la que pide la cita.

Con esa estratagema logra informarse sobre el sector e …interesar al contacto, que es de lo que se trata.

Miguel rechazó la sugerencia pues suponía mentir: no es verdad la oferta de la empresa competidora.

Eduardo replicó: “bueno, no se trata más que de una mentirijilla sin importancia que no hacía mal a nadie”.

Miguel decidió no hacerlo. ¿Qué les parece? ¿A quién contratarían ustedes, a Miguel, al head hunter?…

… Si me preguntan cómo acabó la historia, les diré que actualmente Miguel es director general de una empresa de servicios.

 

10 comentarios en “Una “mentirijilla” de head hunter

  1. Sandro Ratto Raez

    Hola a todos. Con referente a Gonzalo y el ejemplo del niño, permítanme contarles una anécdota. Estaba una familia en un tren, en el compartimiento se encontraban el padre, la madre, su hijo de 5 años y el abuelito. En medio del viaje el niño hace una pregunta al aire ¿de dónde nacen los niños?, los padres se sonrojaron y no supieron que responder, en cambio el abuelo le dijo al niño inmediatamente: Carlitos, por favor ¿puedes alcanzarme la maleta verde que está arriba? El niño responde que no podía porque la maleta estaba muy arriba, se veía muy pesada y podía hacerse daño; el abuelo le responde con mucho cariño: Carlos, aunque no lo creas, el conocimiento también es así, si te explico de donde vienen los niños ahora, no me vas a entender, no porque seas “tonto”, sino porque aún no estás preparado para entenderlo, cuando crezcas podrás entender este concepto maravilloso, así de la misma manera, cuando crezcas y tengas más fuerza en tus brazos, podrás alcanzar la maleta…. y más. El niño siguió jugando e incluso se olvidó de la pregunta.

    Ahora bien, con respecto a la pregunta si hizo bien o no el HH ; desde mi humilde opinión, para mí una mentira no tiene tamaño, ya que una mentira es una mentira. Si uno empieza con “mentirijillas”, se puede ir acostumbrando en el tiempo, y perder no solo las buenas costumbres, sino y el buen comportamiento e incluso el civismo… el fin no debe justificar los medios; solo con perseverancia y fe en uno mismo (si tiene algo por que luchar, me imagino que es por su familia), lo va a conseguir, me hace recordar los poemas de Rudyard Kipling (Manolo, recuerdo con mucho cariño cuando en clase constantemente me decías: Sandro eres muy paternalista, o… no es más que un buen deseo.. jajaja)

    Saludos a todos, y disculpen por lo largo de mi comentario.

  2. Gonzalo F.

    No creo que todas las mentiras sean una falta de ética como sugiere Fernando. Imagínese decirle a un nene de 4 años que un día tendrá que afrontar la muerte, ¿no habría que mejor ir diciéndole de a pocos las cosas?. En cierto sentido, mentir es también algo necesario (sólo decir la información que el otro -por proximidad y necesidad- requiera saber, pues el niño no requiere saber toda la verdad, no aún al menos). Lo que hace ética o no a una acción es una mezcla de acción e intención; no decir la verdad en determinados casos no es un acto en sí mismo malo, depende de la intención (creo que el caso del niño lo ejemplifica bien).
    En el caso aludido a mi me parece que hay en el consejo del head hunter una intención de engaño, que sí sería una falta de ética. Creo que Miguel hizo bien en no hacer caso al consejo del head hunter.
    Slds!

    • manoloalcazar

      Gonzalo.

      Muchas gracias por participar.

      Atender a tu inquietud creo que no justifica acudir a la mentira.

      Pienso que no es preciso siempre decir la verdad a todo el mundo, sino a quienes tienen derecho a que yo se la diga.

      Pero no es necesario mentir, para evitar decirle a alquilen, algo que éste no tiene derecho a conocer. Si un competidor me pide información confidencial de mi empresa…

      Se le puede decir que no estoy obligado a responder, o que no tiene derecho a preguntarlo, o tal vez es suficiente decir generalidades, vaguedades, etc.

      Y también creo que es atentar contra la sinceridad cuando no le digo a alguien lo que sí tiene derecho a conocer: por ejemplo, a un enfermo la opinión del médico sobre su posible próxima muerte.

      Hay que decírselo, claro que con el tacto que sea oportuno de acuerdo a la manera de ser del paciente.

      A los niños también. Nada de “explicaciones” como que los niños no vienen de París, ni los trae la cigüeña, ni se los baja uno de internet.

      Sí que es bueno, creo yo, que los padres, en el momento idóneo vayan ayudándoles a enfrentar la realidad en todos sus matices.

      Saludos. Manolo A.

  3. Las mentiras no tienen tamaños y todas ellas son una falta de ética.
    Realzando sus competencias para el puesto y mostrando una actitud decidida, firme, proactiva y orientada a resultados puede convencer al empleador de contratarlo o de pagarle una mayor remuneración. Yo rechazaría la propuesta del HH y como empresario no lo contrataría nunca más.

    • manoloalcazar

      Fernando:

      Gracias por participar.

      Cuando uno miente libremente, es decir, consciente y voluntariamente (mala intención), esa acción libre deja una huella en uno, haciéndolo mentiroso.

      No conozco la intención con la que el head hunter recomendaba esa táctica. Tal vez lo hizo con el ánimo de ayudar.

      Saludos. Manolo A.

  4. Alfredo

    A mi parecer una estrategia no es buena ni mala siempre y cuando apunte al objetivo. Si lo que Miguel quiere es encontrar trabajo puede utilizar este consejo como no seguirlo. Hay n caminos para el mismo fin: puede efectivamente activar su red, llamando a viejos amigos, ex jefes o colegas; todo ello apunta al objetivo. Incluso cobrar favores o inventarse cosas en su cv. Los únicos filtros entonces serán los valores que Miguel tenga, lo que él crea correcto y lo que no, la presión que tenga por conseguir un empleo (si digamos tiene una hija enferma y necesita el dinero), etc. Una persona llega hasta donde su ética y necesidades logran un acuerdo.

    • manoloalcazar

      Alfredo,

      Muchas gracias por tu aporte. Tu comentario me suscita algunos interrogantes:

      ¿Cualquier objetivo que uno se proponga es bueno? Creo que no.
      ¿Cualquier medio da igual con tal de que me permita conseguir el objetivo? Creo que no.
      Uno no es infalible al pensar si algo ese correcto o no. Puede uno pensar que un medio o un objetivos son buenos, y no serlos; y viceversa, puede uno pensar equivocadamente que son malos.
      La ética tiene que ver precisamente con cómo aprender a valorar las cosas en lo que valen, y evitar confundir el bien aparente con el real.
      Saludos. Manolo

Deja un comentario