Aduladores

Estándar

También puede significarse por el lamer de los perros, la torpe lengua de los aduladores. Pues es propio de los aduladores el lamer nuestras heridas, ocurriendo muchas veces que, llevados por una torpe adulación, alaben nuestras acciones, que nosotros mismos conceptuamos como malas

(Gregorio Magno)

Deja un comentario