Enseñar a pensar

Estándar

Según me cuenta un amigo, fue en Roma donde Juan Antonio Pérez López, pronunció la conferencia con este título, Enseñar a pensar.

He usado este texto en un curso de “antropología analítica” que di el año pasado.

Ofrece un marco a lo que con Pablo Ferreiro, escribí en algunos capítulos del libro Gobierno de personas en la empresa.

Merece la pena ser leído, releído, discutido, rumiado, interiorizado… por educadores, directivos, líderes de opinión, etc.

Un botón de muestra:

Un idéntico esfuerzo hecho por motivos distintos a los que se recogen en el criterio de consistencia, no produciría ningún desarrollo de la virtud sino más bien todo lo contrario. Un estudiante, por ejemplo, que haga grandes sacrificios para aprender una materia y así ser alabado por el profesor o admirado por los demás puede, sin duda, aprenderla, pero sus virtudes morales también pueden haberse deteriorado en el proceso“.

Termina con estas palabras. Leídas ahora, parecen premonitorias:

Los proyectos educativos que no intentan el perfeccionamiento de la prudencia producirán educandos incapaces de desarrollar las virtudes morales que hayan adquirido en el seno de la familia. No es extraño, por lo tanto, que en una sociedad cuyas instituciones educativas han sido infectadas por el racionalismo, tantos padres y madres de familia vean como esas instituciones enseñan ciencias o técnicas a sus hijos pero en el proceso son erosionados los valores que éstos habían internalizado en casa“.

Ojalá les sirva.

 

 

Entrevista en Programa “Mira Quien Habla” con Cecilia Valenzuela

Estándar

El pasado 20 de enero, me entrevistó Cecilia Valenzuela.

Y es que en el PAD, lanzamos un muy novedoso programa, la Maestría en Gobierno de Organizaciones.

Es muy novedoso realmente, pero se trata de algo casi obvio. Un directivo ha de conocer bien dos cosas: cómo funciona una organización; y cómo funciona o, mejor, quién es una persona.

Sin embargo, son asuntos que brillan por su ausencia en los programas de formación directiva. Continuar leyendo

Guía de diagnóstico según el octógono de Juan Antonio Pérez López

Estándar

He publicado en academia.edu, una guía para la resolución de casos según el Octógono de Juan Antonio Pérez López. Puede ayudar a prestar atención sistemática a aspectos que a veces se pasan por alto: las personas, al conocimiento, los valores, además de la estrategia, etc.. La pueden usar los alumnos de programas que se sirven del método del caso. Puede ayudar a diagnosticar el estado de una organización en las variables que Juan Antonio Pérez López deducía para su estudio:

octogono

Un primer nivel que se desglosa en Estrategia, Sistemas y Estructura formal. Un segundo nivel, que incluye el Saber, los Estilos y la Estructura Real. Y el tercer nivel, el de la misión Externa e Interna, y los Valores de la Dirección.

Estas nueve variables recogen exhaustivamente las “piezas” que componen cualquier organización. Se le han de añadir los entornos –externo e interno– donde se encuentra la organización.

La figura que las recoge tiene ocho lados. Por ello, se le dio en llamar El octógono.

Hace poco Pablo Ferreiro publicó un libro Continuar leyendo

Esquema-resumen de “Teoria de la Acción Humana en las Organizaciones” (Juan Antonio Pérez López)

JAPL TAHO
Estándar

En un seminario de libre asistencia enmarcado en el programa doctoral del PAD, un grupo de investigadores e invitados, hemos estado comentando y leyendo juntos el libro principal de Juan Antonio Pérez López (1934-1996), “Teoría de la Acción Humana en las Organizaciones” (Madrid, 1991).

Es un libro de lectura muy ardua, pero muy provechosa. Es inmensa la riqueza que contiene.

Tengo la esperanza de que estas actividades vayan dando más frutos en el futuro. Cada vez hay más estudiosos que aprecian la contribución de Pérez López a la comprensión de la acción de las personas y el funcionamiento de las organizaciones.

De momento, comparto aquí el esquema-resumen del contenido del libro, que he elaborado.

Espero que tal vez pueda pueda servir como guía acompañante a aquellos que decidan embarcarse en la –ardua– aventura de leer esta obra.

Y por supuesto agradeceré mucho las sugerencias. Las espero.