Vulnerabilidad de las Organizaciones

Estándar

Chester Barnard, 1938. The function of the executive:

«Mucho de lo que consideramos como seguro, previsible y estable es de modo tan evidente resultado de esfuerzos organizados convencionalmente, que de muy buen grado se cree que el esfuerzo organizado es normalmente fructífero y que el fracaso de la organización es anormal. Tal ilusión, desde muchos puntos de vista y con considerable cautela, es hasta útil en muchos de nuestros asuntos importantes, por lo menos bajo las condiciones que llamamos “normales”. Mas de hecho, la cooperación fructífera en o por las organizaciones convencionales, es la condición rara y no la frecuente. De las que cada día nos damos cuenta son de las que sobreviven satisfactoriamente entre las innumerables que fracasan. Las organizaciones que imponen una atención prolongada, las que casi todas son a lo más de corta duración, son la excepción y no la regla.

Puede correctamente afirmarse que la civilización moderna se caracteriza por el gran remanente de organizaciones existente en una época determinada; pero lo que o implica que las organizaciones particulares de esa época hayan de tener o continuar teniendo una larga existencia. De modo semejante se reconoce que la existencia de una población no implica necesariamente longevidad, sino meramente el equilibrio de una repetición constante entre defunciones y nacimientos. Así, la mayor parte de las cooperaciones fracasan en su intento, o mueren en su infancia, o son de muy corta vida.

En nuestra civilización occidental únicamente una organización propiamente tal, la Iglesia católica romana, reclama una edad considerable. Unas pocas universidades, muy pocos Gobiernos nacionales, o naciones realmente organizadas tienen más de doscientos años. Fracaso en cooperar, fracaso de la cooperación, fracaso de organización, desorganización, desintegración, destrucción de la organización –y reorganización–, son hechos característicos de la historia humana».

La mejora o deterioro como decisor

Estándar
A veces estoy equivocado sobre lo que es bueno o malo, y resulta que era bueno lo que yo creía malo, o viceversa: lo que subjetivamente consideraba bueno, o malo, no se correspondía con lo que objetivamente lo era. Esa equivocación puede acarrear diversas consecuencias, unas desafortunadas –me sienta mal un almuerzo, llego tarde…–, otras afortunadas –me salvo de un entuerto, me sale más barato de lo pensado, etc.–. Desde el punto de vista ético estas consecuencias son de importancia pero importancia secundaria.

Continuar leyendo

Coordenadas de la ética

Estándar

En una anterior entrada, comentamos algunas actitudes variadas que suelen darse a veces en relación a la ética. Ahora señalo telegráficamente las principales coordenadas útiles para comprender la ética. De ellas intentaré ocuparme en columnas siguientes.

Primero. La ética es una disciplina que se Continuar leyendo

¿Mercado?

Estándar

Unas palabras de Juan Antonio Pérez López (1992):

“Yo puedo hablar ahora con mucha tranquilidad sobre el tema de que no soy liberal ni soy colectivista. No soy ninguna de las dos cosas, y ahora extraña menos, porque antes cada vez que decía que no era colectivista me decían que era liberal, y cada vez que decía que no era liberal me decían que entonces era colectivista. No es así.

Los mercados son una maravilla como también los destornilladores son una maravilla. Los destornilladores sirven para apretar los tornillos. El mercado sirve Continuar leyendo

Nuevo libro: “Antivirus mental … para aprender a pensar y vivir mejor

Estándar

Retomo ahora las publicaciones con algo sobre uno de mis últimos libros; sí hay más de uno que han salido a la luz en estos últimos meses.

Antivirus mental es un libro breve, ilustrado con numerosas caricaturas, a veces estilo cómic. No requiere leerse de manera lineal. Contracorriente, subversivo del discurso dominante, escandaloso tal vez. Es una selección de lo mejor que ha aportado, claro está en mi opinión, el pensamiento filosófico de más de 25 siglos. E incluye un homenaje a Chesterton; “un genio colosal” en palabras de Shaw.

Estoy muy contento de haberlo publicado. Pero mejor ahora dejo paso a los los amables comentarios, que agradezco sinceramente, de Martín Santivañez, publicado en Correo el pasado 14 de junio, y de la reseña del editor de Planeta:

Portada del libro Antivirus Mental, ed. Planeta 2017

Manolo Alcázar, profesor del PAD y doctor en Gobierno de las Organizaciones, ha publicado en la editorial Planeta un libro esencial con un título sugerente: “Antivirus Mental… para aprender a pensar y vivir mejor”. El libro, según indica el autor, es el fruto de años de conversaciones con amigos en las que se abordan temas diversos como “la vida y la muerte, la libertad y las libertades, las verdades, las dudas, la democracia y las injusticias, los totalitarismos, la pobreza, la materia y el espíritu, el ser y la nada, Dios…”. Tiene razón el profesor Alcázar cuando sostiene que, al igual que proliferan virus que afectan a las computadoras, otro tipo de virus, más letales, se apoderan de la mente humana.

Una pandemia ataca Continuar leyendo

Pillada in fraganti robando unas medias

Imagen

slide9

Ana fue atrapada in fraganti cuando robaba unas medias en el departamento donde trabajaba como vendedora. Ana era una de las mejores vendedoras de la tienda. Compungida y llorando reconocía algo innegable.

El dueño de los grandes almacenes quiso conversar con ella:

– “Ana. No entiendo. Eres una de las vendedoras que más gana en la tienda, ¿por qué has hecho esto? Continuar leyendo

Dos maneras de decidir y los aprendizajes consecuentes (por J. A. Pérez López)

Estándar

El siguiente texto de Juan Antonio Pérez López creo que puede ayudar a comprender los aprendizajes –positivos y negativos– en que puede incurrir una persona al seguir cursos de acción alternativos.

«Tomemos como ejemplo a una persona que quiere ganar algo de dinero mediante la producción y venta de algunos productos. Podría enfocar el problema (para simplificar la cuestión) siguiendo dos alternativas (acciones). La alternativa A implica intentar “engañar” al cliente dándole lo mínimo imprescindible para asegurar la venta. Continuar leyendo