“Aprendizaje y eficacia en las organizaciones”

Estándar

Con gran alegría he recibido la noticia de la publicación de un nuevo libro por parte de la editorial Pearson.

Antes de exponer el contenido, quiero agradezco a los editores de tan prestigiosa editorial la apuesta realizada con esta publicación. Se trata de mi tesis doctoral que tenía el título “Las decisiones directivas: una aproximación antropológica al logro de aprendizajes positivos en las personas y en las organizaciones”.

La tesis fue defendida en el Instituto Empresa y Humanismo, Universidad de Navarra, en 2010, y obtuvo la máxima calificación por unanimidad de los 5 miembros del tribunal, presidido por don Rafael Rubio de Urquía.

Agradezco de manera especial a mi director de tesis, don Miguel Alfonso Martinez-Echevarría.

Viene siendo usada como texto de estudio en algunos programas como por ejemplo, la Maestría en Gobierno de las Organizaciones (MGO) del PAD. Es parte del contenido de estudio del curso “Modelo Antropológico I”.

Debido a dificultades añadidas por la pandemia, por el momento está disponible solo en versión digital, ebook.

El sentido de esta obra responde a lo siguiente. Las organizaciones mejoran cuando mejoran las decisiones de quienes las gobiernan, dentro de lo que permita el entorno. Y esto es muy importante, pues el mundo mejora cuando mejoran las organizaciones que lo componen: una buena organización contribuye a la satisfacción de necesidades humanas: las corpóreas y psicológicas, las cognoscitivas y las afectivas. Y un buen directivo es solucionador de problemas.

Pero tanto las personas como las organizaciones corren el riesgo de deterioro, causado a veces por el aprendizaje negativo. Por ello, es clave detectar este riesgo, aprender a evitarlo, y comenzar a fomentar un aprendizaje positivo tanto en las personas como en la organización. De ello, depende también la sostenibilidad de la eficacia en el tiempo.

El aprendizaje es el hilo conductor del libro. Toda decisión deja una huella positiva o negativa en la organización y en el decisor. Los buenos directivos logran los resultados consiguiendo aprendizajes positivos en ellos mismos y en la organización.

De todo ello trata este libro, de enfoque interdisciplinar. Presenta la necesidad de que los directivos cuenten con una mejor comprensión de la realidad que ellos manejan: el ser humano y la organización; una comprensión que incluya la posibilidad de aprendizajes. Propone una síntesis del saber sobre ambas realidades que pueda ser útil para que los directivos tomen, si quieren, mejores decisiones directivas al servicio de las organizaciones por ellos gobernadas. Constituye por tanto una gran ayuda al buen criterio a la hora de decidir. Puede considerarse un manual de fundamentos de la dirección de organizaciones, en tanto que formadas por personas.

En el siguiente cuadro se puede comparar el contenido de este libro con el de los títulos publicados en la colección “Personas y Organizaciones“:

Share

Cómo generar confianza (por Juan Antonio Pérez López)

Estándar
Hace tiempo transcribí una conferencia de Juan Antonio Pérez López, que pronunció en Argentina. El tema: cómo generar confianza.

Confíen

Creo que es muy interesante. Aunque no doy por concluida su edición, me he animado a difundirla porque no es fácil acceder a ella, y creo que puede ser interesante para muchas personas.

Agradeceré comentarios y sugerencias para obtener un mejor texto.

Está disponible en la web de academia.edu

Share

Enseñar a pensar

Estándar
Según me cuenta un amigo, fue en Roma donde Juan Antonio Pérez López, pronunció la conferencia con este título, Enseñar a pensar.

He usado este texto en un curso de “antropología analítica” que di el año pasado.

Ofrece un marco a lo que con Pablo Ferreiro, escribí en algunos capítulos del libro Gobierno de personas en la empresa.

Merece la pena ser leído, releído, discutido, rumiado, interiorizado… por educadores, directivos, líderes de opinión, etc.

Un botón de muestra:

Un idéntico esfuerzo hecho por motivos distintos a los que se recogen en el criterio de consistencia, no produciría ningún desarrollo de la virtud sino más bien todo lo contrario. Un estudiante, por ejemplo, que haga grandes sacrificios para aprender una materia y así ser alabado por el profesor o admirado por los demás puede, sin duda, aprenderla, pero sus virtudes morales también pueden haberse deteriorado en el proceso“.

Termina con estas palabras. Leídas ahora, parecen premonitorias:

Los proyectos educativos que no intentan el perfeccionamiento de la prudencia producirán educandos incapaces de desarrollar las virtudes morales que hayan adquirido en el seno de la familia. No es extraño, por lo tanto, que en una sociedad cuyas instituciones educativas han sido infectadas por el racionalismo, tantos padres y madres de familia vean como esas instituciones enseñan ciencias o técnicas a sus hijos pero en el proceso son erosionados los valores que éstos habían internalizado en casa“.

Ojalá les sirva.

 

 

Share