¿Racionalidad o racionalidades?

Estándar

No hay una sola lógica, y cada lógica tiene su propia lógica.

Acabo de colgar un escrito en mi cuenta de academia.edu, a propósito de la conversación que tuve hace unos días con un empresario amigo mío.  Se sorprendió cuando le dije que no hay una sola lógica sino una gran variedad de lógicas. Le hablé entonces de un libro de Leonardo Polo en el que dedica un capítulo a las lógicas en Aristóteles.

Para Aristóteles, no hay una sino varias lógicas. Y de sus averiguaciones –señala Polo– ha vivido la humanidad muchos siglos; tanto que hasta el s. XIX lógica y lógica aristotélica se tomaban como sinónimos. En el siglo XX aparece otra orientación. La matemática ha progresado de una manera insospechable para Aristóteles, y en el s. XX se hace posible una lógica del cálculo, con la cual se pueden decidir conclusiones inalcanzables con las de Aristóteles.

A continuación un elenco de esa pluralidad de regiones lógicas descubiertas por Aristóteles:

La lógica de lo necesario, de las cosas que no pueden ser de manera distinta a como son.

La poética: la lógica más débil.

La tópica: o la lógica de las convicciones comunes, silogismos imperfectos, dentro de la cual hay dos regiones: la de los científicos (tópica científica) y la de la gente corriente –opinión– tópica con menor rigor que la científica

También está la retórica: la lógica cuando no hay convicciones comunes –silogismos más imperfectos–.

Y la pragmática.

Además la lógica del diagnóstico que procede partiendo de los indicios.

Otra es la lógica analógica (heurística): de lo no directamente accesible; “comparación” “en cierto sentido”.

La lógica inductiva, el “sistema”. La lógica del directivo.

Todo esto creo que puede ser de interés para los empresarios, que han de enfrentarse todo el tiempo con la realidad.

Dice Polo que Aristóteles es un pensador suficientemente abierto a la realidad para darse cuenta de que no todos los campos de la realidad admiten un mismo tipo de conocimiento. Por ello, su lógica no es única, porque se da cuenta de que las regiones de la realidad no pueden ser estudiadas formalmente de la misma manera: ya sea por su propia índole o por la manera como llegamos a ellas.

Por ejemplo, la lógica juega varios papeles: hay una lógica que enseña la manera de alcanzar el saber de lo necesario. Y hay otra que trata de regular el carácter dialogante del hombre para que el diálogo deje de ser un parloteo de loros: la tópica y la retórica.

Cuando se rechaza la lógica se cae en al arbitrariedad, y se cae en la uniformidad cuando se piensa que solo hay una lógica, y no se advierte que hay muchas lógicas y que cada una de ellas tiene su propia lógica. Por tanto, tolerancia y cuidarse de no caer ni en el fundamentalismo uniformizador ni en el permisivismo arbitrario.

Hace unos años reelaboré dicho capítulo, añadiendo algunas cosas. Lo tenía por ahí esperando a seguir avanzando en esa dirección. Como creo que puede ser interesante para muchas personas tal como está, lo he subido a mi cuenta en academia. Leonardo Polo va mostrando ahí la lógica de esas lógicas.

Espero les sirva -:)

Deja un comentario