No es suficiente aprender a pensar

Estándar

Hemos ido viendo en anteriores entradas, que la ética se ocupa de mejorar como decisor: mejoro cuando, consciente y voluntariamente, hago lo que pienso que es bueno, aunque me suponga un esfuerzo. Así, voy habituándome a actuar bien, y cuando veo que me equivoqué, intentaré corregir, aunque me suponga un esfuerzo.

Así, mejoro como decisor, y decidiendo mejor, Continuar leyendo

La mejora o deterioro como decisor

Estándar
A veces estoy equivocado sobre lo que es bueno o malo, y resulta que era bueno lo que yo creía malo, o viceversa: lo que subjetivamente consideraba bueno, o malo, no se correspondía con lo que objetivamente lo era. Esa equivocación puede acarrear diversas consecuencias, unas desafortunadas –me sienta mal un almuerzo, llego tarde…–, otras afortunadas –me salvo de un entuerto, me sale más barato de lo pensado, etc.–. Desde el punto de vista ético estas consecuencias son de importancia pero importancia secundaria.

Continuar leyendo

Las acciones y sus múltiples dimensiones

Estándar

La ética es una de las disciplinas que estudian el comportamiento de las personas, como también el derecho, la psicología, la mecánica, la medicina, etc.

Se puede estudiar nuestro comportamiento desde diversas perspectivas. Vamos a ver un ejemplo frecuente: me voy a almorzar con Luis.

Veamos cómo miran esta acción diversas disciplinas.

Las acciones y sus dimensiones; MercadoNegro

Cada ciencia es un lente distinto con el que mirar la realidad: me puedo servir de cada una de ellas para ver aspectos que no vería con las demás. Entiéndase en lo que sigue que voy a esbozar una suerte de caricatura. No pretendo precisar con rigor en qué consiste cada una de ellas, sino ponerlas en comparación, ayudar a evidenciar las diferencias y destacar el punto de vista ético.

¿Qué diría la ciencia física al respecto? Preguntará tal vez dónde me encuentro y dónde está el restaurante, examinará si podré llegar a tiempo dada la hora y el estado del tráfico, etc.

¿La biología? Preguntará qué voy a comer y qué tan bien o mal me puede caer la comida según el estado de mi metabolismo, etc.

¿La economía? Preguntará qué va a pasar con mi salud económica: cuánto cuesta el almuerzo, quién paga, cómo estoy de dinero, etc.

¿El derecho? Tal vez puede advertirme de que almorzar con Luis supone un conflicto de interés. O podría tranquilizarme diciéndome que no pasa nada desde el punto de vista legal.

¿La sociología? Podría examinar cómo afectaría mi buena fama el que la gente se entere de que he almorzado con Luis. ¿Estará bien o mal visto por tal o cual grupo humano que me reúna con esa persona? ¿Dejarán de confiar en mí, le sentará mal a alguien o, por el contrario, quedaré muy bien?

¿La psicología? Tal vez me lo desaconseje, pues me va a poner de mal humor…

¿Y la ética? Se va a fijar en qué pasará con mi libertad si almuerzo con Luis, y cómo eso puede afectar mi felicidad, aspectos ambos muy relacionados.

¿He actuado libremente al almorzar con Luis? La ética no tiene nada que decir si resulta que no. ¿Y cuándo mi acción es libre? Este es un tema muy importante que explico con detalle en mi libro Cómo mandar bien. Ahora solo un breve apunte: supongamos, por ejemplo, que dicho almuerzo constituya un delito, por lo que puedo terminar en la cárcel, ¿qué dirá la ética? Pues que si yo no era consciente de estar haciendo algo malo, yo no me he deteriorado moralmente. Actúo de modo éticamente relevante solo cuando actúo libremente, y actúo libremente cuando actúo de modo consciente y voluntario.

La ética se ocupa de mi mejora o deterioro moral, es decir, de mi libre crecimiento en libertad para ser feliz. Lo demás son cuestiones aparte.

 

[Publicado en MercadoNegro, mayo 2019]

 

Continuará

 

José Antonio Segarra

Estándar

Me acaba de llegar la noticia del fallecimiento con 62 años de José Antonio. Dios se lleva a un grande. Pero tenemos un nuevo intercesor en el cielo.

Le conocí cuando inicié el MBA en el IESE en 1989. Sus clases eran espectaculares y divertidas. Te ponía a pensar desde el primer momento, con gran sentido del humor, y gran humildad por su parte.

Era un profesor exigente y cariñoso. Fue el tutor de mi equipo, nos  atendía a su modo y nos orientaba en los momentos clave: por ejemplo, al elegir opcionales en el segundo año: “¿Qué cursos se ofrecen?”, “Bien, pues todos a elegir tal y cual curso y con los demás haced lo que queráis”. Y todos los de mi equipo por supuesto le hacíamos caso, de modo que pudimos escuchar y leer el excelente libro de Antonio Valero y José Luis Lúcas (Política de Empresa), asistir al curso de Sandalia Gómez sobre Relaciones Laborales, al de Pablo Fernández de Investment banking, o el de Manolo Velilla sobre Sistemas de Control.

Recuerdo que no tuvo tanto éxito cuando nos ofreció trabajar vendiendo páginas amarillas. Amaba las ventas.

A mi personalmente supo orientarme con gran cariño y comprensión en un problema por el que atravesé durante mi segundo año de master.

Muchos años despúes en Perú coincidí con él en varias ocasiones. Viajamos juntos a Cañete a ver los programas sociales de Valle Grande y Condorai, y se divirtió mucho –él, no yo– con ocasión de un encuentro que tuvimos en carretera con la policía de tráfico de regreso a Lima.

También le lleve a ver un CRFA en Piura. Se enamoró del sistema de alternancia y fue un generoso colaborador y donante durante años. En enero de este año escribió a David Bauman, de Prorural: “Una alegría saber siempre de ti y de tus esfuerzos extremos por mantener esa Bendición de Dios que es el proyecto de Prorural.”

También conversamos mucho sobre la tarea de profesor de una escuela como el IESE o el PAD, sobre el método del caso, los rankings, los casos, los MBAs. Recuerdo una divertidísima cena en Lima hablando sobre todas estas cosas con la asistencia también de Vicente Font.

Yo trataba de asimilar todo lo que decían, consciente de estar escuchando a un gigante con una gran generosidad por compartir todo su saber.

La última vez que estuve con él fue almorzando en el IESE de Barcelona. Le opuse al día de mil cosas sobre el sistema de alternancia (los CRFA) en Perú y demás.

Mis últimas comunicaciones son de este año sobre su grave enfermedad. La llevaba luchando con alegría y un confiado abandono en la voluntad de Dios. Le escribí el día de la Fiesta de Lourdes; y me respondió el último mensaje que recibí de él:

”¡¡Muchísimas gracias, Manolo!! La Virgen de Lourdes lo sabe todo sobre la enfermedad y la fragilidad humana. Nuestra gran intercesora!!

Estoy animado y confiado!!

Un abrazo bien fuerte,

JAS

 

 

Coloquio sobre libro “Antivirus Mental”

Vídeo

He mantenido una conversación con mi amigo Jorge Rodriguez Cueva sobre algunas de las ideas de mi libro “Antivirus mental” (Editorial Planeta, 2017). Y hemos publicado el video con la primera parte. Como siempre agradeceré mucho sus comentarios y sugerencias.

Algunas de las primeras ideas son las siguientes:

00:01 ¿Por qué el nombre de antivirus mental?
3:57 ¿”Es mi decisión, y nadie tiene derecho a juzgarme”?
4:08: Nadie está totalmente equivocado
5:02: “Es mi decision”…
6:08 Cautela al juzgar a los demás.
6:35 ¿la ética es para juzgar?
7:45 Pensar mejor me ayuda a vivir mejor
8:34 ¿Podemos juzgar acciones?
9:05 Importante cualidad en acciones humanas
No todo lo que hago lo hago con el mismo grado de libertad

Necesidades, ¿Se crean o no se crean?

Estándar

Me han vuelto a formular esta pregunta, y respondo. Pues sí o no, depende de a qué nos refiramos.

Los humanos tenemos necesidades que se pueden clasificar en tres tipos: psico-corporeas, cognoscitivas y afectivas. Las más esenciales, para la propia felicidad, son las terceras.

La lógica de cada una de ellas es diferente. Cada una de ellas se satisface de manera diferente. A la insatisfacción de las primeras se le llama hambre, cansancio, dolor de muelas por ejemplo, bulling, mala fama, etc.

 

Las segundas se satisfacen con el aprendizaje cognosctivo, que adopta muchas modalidades: idiomas, ingeniería, gramática, historia, filosofía. No todos los conocimientos son igualmente valiosos y/o relevantes, y también depende de las circunstancias de cada uno.

Continuar leyendo

Un maravilloso libro homenaje a Don Leonardo Polo

Estándar

Don Leonardo Polo fue uno de mis mejores maestros. Recientemente se ha publicado un libro homenaje, titulado “Filósofo, maestro y amigo. 234 testimonios sobre Leonardo Polo“. Es un libro maravilloso que da cuenta de la fecundidad de una vida lograda.

A continuación, mi contribución a dicho homenaje:

 

Libro homenaje a Leonardo Polo

Conocí a Don Leonardo en 1983, cuando yo cursaba el COU. Rafael Corazón nos llevó a varios de sus alumnos de Gaztelueta a visitar la Universidad de Navarra para asistir a las Jornadas Filosóficas. Recuerdo que tuvimos una tertulia con Don Leonardo en el Colegio Mayor Belagua. Meses después inicié la carrera de filosofía en esa universidad.

En la carrera fue mi profesor en varias asignaturas: medio curso de psicología en segundo de carrera; curso completo de Teoría del Conocimiento, en cuarto de carrera, y de Filosofía Contemporánea en el quinto. Creo que de toda la carrera, los temas que me resultaban más fáciles eran los que él exponía. No creo que por mi capacidad sino por la claridad y orden lógico de su exposición: una cosa llevaba naturalmente a la otra, de modo que a mi personalmente me resultaba más fácil asimilar sus enseñanzas. Esto ocurría con sus clases; por desgracia no puedo decir lo mismo con sus libros.

Se tomaba en serio a sus alumnos. En una de las clases de Teoría del Conocimiento recuerdo que le pregunté Continuar leyendo

Nuevo libro: “Antivirus mental … para aprender a pensar y vivir mejor

Estándar

Retomo ahora las publicaciones con algo sobre uno de mis últimos libros; sí hay más de uno que han salido a la luz en estos últimos meses.

Antivirus mental es un libro breve, ilustrado con numerosas caricaturas, a veces estilo cómic. No requiere leerse de manera lineal. Contracorriente, subversivo del discurso dominante, escandaloso tal vez. Es una selección de lo mejor que ha aportado, claro está en mi opinión, el pensamiento filosófico de más de 25 siglos. E incluye un homenaje a Chesterton; “un genio colosal” en palabras de Shaw.

Estoy muy contento de haberlo publicado. Pero mejor ahora dejo paso a los los amables comentarios, que agradezco sinceramente, de Martín Santivañez, publicado en Correo el pasado 14 de junio, y de la reseña del editor de Planeta:

Portada del libro Antivirus Mental, ed. Planeta 2017

Manolo Alcázar, profesor del PAD y doctor en Gobierno de las Organizaciones, ha publicado en la editorial Planeta un libro esencial con un título sugerente: “Antivirus Mental… para aprender a pensar y vivir mejor”. El libro, según indica el autor, es el fruto de años de conversaciones con amigos en las que se abordan temas diversos como “la vida y la muerte, la libertad y las libertades, las verdades, las dudas, la democracia y las injusticias, los totalitarismos, la pobreza, la materia y el espíritu, el ser y la nada, Dios…”. Tiene razón el profesor Alcázar cuando sostiene que, al igual que proliferan virus que afectan a las computadoras, otro tipo de virus, más letales, se apoderan de la mente humana.

Una pandemia ataca Continuar leyendo

Antropologia Analítica, Curso de Juan Antonio Perez Lopez

Estándar

Juan Antonio Perez Lopez desarrolló un modelo de antropología analítica, que sirvió de base a su teoría de organización.

La publicación donde presenta su modelo es la obra “Teoría de la Acción Humana en las Organizaciones: la lógica de la acción personal” (1991). Es su obra principal, y supone una revolución con muchas implicaciones.